El portal Radio Verdad publicó que el Fiscal Sergio G. Cuello, a cargo de la Fiscalía de Instrucción de 2° Nominación de Villa Dolores, dispuso la citación a juicio de Daniel Oscar Heredia, de 57 años de edad, empleado, domiciliado en la localidad de Villa Sarmiento.-

El día primero de octubre de dos mil diecisiete, entre las 00:00 y las 00:40 horas, J.E.G. se encontraba en una de las habitaciones de su domicilio ubicado en la localidad de Villa Sarmiento, Dpto. San Alberto, Pcia. de Córdoba, ocasión en que -sin aviso previo- abrió la puerta de dicho recinto el imputado Daniel Oscar Heredia –esposo de G.. Así las cosas, Heredia comenzó a insultar a G., ante lo cual esta le dijo que pronto se iría de la vivienda, respondiéndole éste “de acá te vas a ir, pero te vas a ir muerta”, retirándose posteriormente de la habitación. Instantes más tarde, y en ocasión en que la mujer regresaba del baño, fue interceptada en el pasillo por Heredia quien intentó abrazarla a lo que G. se resistió moviendo su cuerpo con notable dificultad, ya que padece de esclerosis múltiple (enfermedad que afecta el sistema nervioso y debilita los músculos en forma progresiva), oportunidad en que cayó al suelo al llegar al sector de la cocina. Seguidamente, y tras lograr reincorporarse G. se dirigió a su habitación, oportunidad en la que el prevenido Heredia, tras tomar un cuchillo del cajón de los cubiertos de la cocina –presumiblemente uno con cabo de madera, con hoja lisa de aproximadamente 12,5 cms.-, alcanzó a G. por la espalda, empujándola desde atrás provocando que cayera nuevamente al suelo, momento en el cual Heredia, probablemente previo girar el cuerpo de G. y dejarla boca arriba, y con intención de quitarle la vida, le asestó una puñalada en el abdomen, ante lo cual G. comenzó a gritar pidiendo auxilio y expresándole a Heredia que no la mate, que ya había luchado mucho con su enfermedad, ocasión en que éste -agachando su cuerpo-, le tapó la boca y la nariz y le manifestó “por eso mismo te voy a matar”, a la vez que le asestó otra puñalada también en el abdomen mientras le decía “te voy a matar a vos y después me voy a matar yo, yo no voy a ir preso por vos… así se acaba todo, nadie se queda con la casa ni con el auto” (haciendo referencia con ello a la discusión que venía teniendo la pareja en relación a los bienes de la sociedad conyugal), a lo que ella le manifestó que le dejaba todo, ocasión en que Heredia –incorporándose-, le colocó su pie en la garganta a G. a fin de evitar que continuara hablando, para luego propinarle tres puñaladas más en la misma zona abdominal. En el forcejeo y ante estos últimos ataques, G. en el afán de defenderse de las agresiones físicas del prevenido, habría procurado tomar con sus manos la hoja del cuchillo, sin poder lograrlo, lesionándose -probablemente en tal contexto- la mano derecha; insistiendo a fin de que cesara con su actitud violenta, manifestándole al acusado que no la mate, que ella diría que había querido suicidarse, que armaría todo de alguna forma, a lo que el imputado le respondió “no, porque sos una hija de p… y seguro me mandás al frente”. Acto seguido, y en la obstinación de concretar sus fines delictivos, el acusado Heredia se dirigió nuevamente hacia el sector de los cubiertos, de donde tomó otro cuchillo –presumiblemente una cuchilla con cabo de plástico color blanco, con hoja lisa de aproximadamente 7.5 cms.-, lo que fue observado por G., por lo que se incorporó dificultosamente y se dirigió hacia la puerta del patio intentando abrirla, sin poder hacerlo debido a que estaba cerrada con llave y, al no poder mantenerse de pie, se afirmó en una heladera existente en el lugar, oportunidad en que Heredia se acercó a ésta y le dijo “a dónde te vas a ir vos, te dije que te vas muerta de acá”, asestándole nuevamente otra puñalada, esta vez en la boca del estómago, cayendo nuevamente al piso. Así las cosas, el acusado Heredia le tapó nuevamente la boca y la nariz a G., evitando así que pudiera solicitar ayuda, a la vez que le propinó una última puñalada en la zona del abdomen, mientras le manifestaba “ahora me corto las venas yo”, haciéndose cortes transversales en su muñeca izquierda. En ese contexto, y en la desesperación de G. a fin de evitar un desenlace fatal, le habría expresado en forma reiterada y clamándole a Heredia que “no se mate, que pensara en su nieta … que los necesitaba… que llamara a su hija …, que quería verla antes de morir ”, ante lo cual éste –en el entendimiento de que sus múltiples ataques habían sido efectivos y eficientes para consumar su finalidad delictiva-, tomó su teléfono celular y llamó a su hija P. a quien le manifestó “vení porque me mandé una macana”, tras lo cual probablemente intentó ocultar los cuchillos utilizados, lanzándolos al domicilio colindante hacia el Sur de su vivienda. Instantes más tarde, se hizo presente en el lugar P. y su esposo S., quienes trasladaron a J.G. y al imputado Heredia al Hospital Regional de Villa Dolores. Como consecuencia del hecho, J.E.G. resultó con: 1) herida cortante en flanco izquierdo de 3 cm de longitud, transversa; 2) herida cortante de 2,5 cm. en flanco izquierdo a 3 cm por dentro de la anteriormente descripta, de dirección oblicua; 3) herida cortante en flanco izquierdo que mide 3 cm oblicua con cola de ratón hacia arriba y afuera; 4) herida cortante en hipocondrio izquierdo que mide 2 cm a 3 cm de la línea media. De dirección oblicua; 5) dos excoriaciones en la línea media que mide la mayor 6 cm y la menor 4,5 cm de arriba hacia abajo ligeramente oblicua. De izquierda a derecha; 6) herida cortante oblicua que mide 2,5 cm por encima de la cresta iliaca derecha; 7) herida cortante transversal que mide 3 cm. Involucra cara palmar, cara interna y dorso de la mano. 8) herida cortante en pliegue de flexión de 5º metacarpiano, mide 1 cm. A nivel de la articulación entre la primera y segunda falange; 9) herida punzo cortante en palma por debajo del 4º metacarpiano. Mide 1 cm.; 10) herida cortante en región interna del 2º metacarpiano, mide 1 cm.; 11) herida cortante en cara palmar de 3º falange del dedo mayor. Las lesiones descriptas en 7,8,9,10 y 11 se encuentran en mano derecha; 12) herida punzo cortante que mide 0,7 cm en muslo derecho tercio superior, región antero-externa; lesiones que pusieron en peligro la vida de J.G. y por la que se le asignaron 60 días de curación e inhabilitación laboral, salvo complicaciones. Los hechos perpetrados por Daniel Oscar Heredia en contra de J.G. fueron perpetrados en razón de la condición de mujer de la misma y en el marco de una situación de desigualdad de poder que se prolongó en el tiempo y que se manifestó a través de violencia psicológica, económica y física en una escalada de gravedad que culminó con la tentativa de homicidio de la misma en un acto de violencia de género.-

Según la acusación el encartado Daniel Oscar Heredia deberá responder como supuesto autor del delito de “Tentativa de homicidio doblemente calificado por el vínculo y por femicidio” (arts. 42, 80 inc. 1 y 11 en función de 79 del C.P.).

El imputado continúa detenido desde el mismo momento del hecho en el E.P. Nro. 8 de nuestra ciudad.-